Conflictos de interés en la empresa (como abordalos con una política)

En este artículo, se destacará la política de una empresa como herramienta para atacar los conflictos de interés de los empleados. Esta información debe adaptarse a las necesidades de la organización y debe considerarse un punto de partida para establecer las políticas de empleo. Esta declaración de conflicto de intereses debe modificarse con las regulaciones específicas de cada empresa y de cada país.

Resumen y propósito de la política

Un conflicto de Interés de la empresa se refiere a cualquier caso en que el interés personal de un empleado pueda contradecir el interés de la empresa para la que trabaja. Esta es una circunstancia no deseada, ya que puede tener grandes implicaciones en el juicio del empleado y el compromiso con la empresa, y por extensión a la realización de sus objetivos.

La política esbozará las reglas relativas al conflicto de intereses y las responsabilidades de los empleados y la compañía en la resolución de tales discrepancias.

Toda empresa debiese contar con una política interna de este tipo. Esta política de conflicto de intereses se debe aplicar a todos los empleados potenciales o actuales de la empresa, así como a los contratistas independientes ya las personas que actúan en nombre de la compañía.

La relación de la empresa con sus empleados debe basarse en la confianza mutua. Dado que la empresa se ha comprometido a preservar los intereses de las personas bajo su empleo, espera que actúen sólo en aras de sus propios intereses fundamentales.

El conflicto de intereses puede ocurrir cuando el interés de un empleado en un tema en particular puede llevarlos a acciones, actividades o relaciones que socavan a la empresa y pueden ponerla en desventaja.

¿Qué es un conflicto de interés de un empleado?

Esta situación puede tomar muchas formas diferentes que incluyen, pero no se limitan a, ejemplos de conflictos de interés:

  • Capacidad de los empleados para utilizar su posición con la empresa a su ventaja personal
  • Empleados que participan en actividades que proporcionen beneficios directos o indirectos a un competidor
  • Los empleados que poseen acciones de las acciones de un competidor
  • Los empleados que utilicen conexiones obtenidas a través de la empresa para sus propios fines privados
  • Empleados que utilizan equipo de la empresa o medios para apoyar un negocio externo
  • Los empleados que actúan de manera que puedan comprometer la legalidad de la empresa (por ejemplo, aceptar sobornos o sobornar a representantes de autoridades legales)

La posibilidad de que se produzca un conflicto de interés puede ser abordada y resuelta antes de que se realice un daño real. Por lo tanto, cuando un empleado entiende o sospecha que existe un conflicto de interés, debe traer este asunto a la atención de la dirección para que se puedan tomar acciones correctivas. Los supervisores también deben vigilar los potenciales conflictos de intereses de sus subordinados.La responsabilidad de resolver un conflicto de interés comienza desde el supervisor inmediato y puede llegar a la alta dirección. Todos los conflictos de intereses se resolverán lo más justamente posible. La alta dirección tiene la responsabilidad de la decisión final cuando no se puede encontrar una solución.

En general, se recomienda a los empleados que se abstengan de dejar que los intereses personales y / o financieros y las actividades externas se opongan a los intereses fundamentales de la empresa.

Consecuencias Disciplinarias

En los casos en que se oculta deliberadamente un conflicto de intereses o cuando no se puede encontrar una solución, se puede invocar una acción disciplinaria desde una advertencia hasta la terminación del contrato.

Leave a Reply